Últimamente vemos una acción continúa en distintas municipalidades en inspecciones de seguridad sanitaria en locales de expendio de comidas y bebidas, esto a raíz del evento en el que un cliente periodista encontró una cucaracha en su pizza y decidió denunciarlo vía redes sociales.

La reacción de medios y de entidades públicas no se hizo esperar, es cierto, hoy en día los negocios de expendio de comidas y bebidas están bajo la lupa y esto es bueno tanto para los empresarios como principalmente para los usuarios, más aún si pretendemos ser líderes mundiales en el sector de restauración.

Existen muchos protocolos de buenas prácticas en la manipulación de alimentos BPMA, o procedimientos por control de puntos críticos HACCP que ayudan a los empresarios y operadores de estos negocios a mantener la inocuidad en los productos, también es muy importante para facilitar las operaciones y la aplicación de los procedimientos, invertir desde un principio en un buen diseño en las cocinas, la elección de equipos, los materiales de que están fabricado, el diseño de los recorridos y la ubicación de las zonas en cada etapa del proceso, así como la manutención de la cadena de frío son parte de un diseño bajo principios de higiene, entre ellos se usa el principio de ir siempre hacia adelante para no generar contaminaciones cruzadas.

Hoy ya no resulta caro montar una pequeña cocina para menús, cebichería, sanguchería o juguerías con equipos en acero inoxidable, estos si están bien fabricados con la calidad de acero inoxidable sanitario (AISI 304) y estructura debida, son de muy larga duración y lo principal, muy fáciles de limpiar y de mantener; la higiene si se le facilita al operador se convertirá en un hábito y será preventivo para evitar la formación de bacterias y la generación de plagas de insectos.

Es importantísimo también tener un buen manejo del aire, en una cocina el aire debe rotar de 6 a 10 veces por hora y si la ventilación natural no es muy buena, se debe inyectar aire fresco filtrado, al controlar el aire y extraer de manera controlada los vapores grasos que genera la cocción nos será más sencillo nuevamente mantener limpia la cocina y controlar mucho mejor las zonas de riesgo de la proliferación de bichos o bacterias.

Finalmente comentaría el control sobre la basura, mantener recipientes no muy grandes y cerrados con bolsas plástico que se retiren y renueven en periodos no muy largos de la operación y que se almacenen en un cuarto ventilado y en lo posible se compriman, nos reducirán sustancialmente los riesgos de contaminación y formación de bacterias o atracción de bichos. La descomposición de los productos orgánicos son función de la temperatura, el oxígeno y el tiempo. Si la basura se comprime, hay equipos que reducen el volumen de basura 7 a 1, el cuarto de basura está a 13 grados centígrados y el tiempo de recojo del servicio de basura es menor, lograremos los objetivos buscados.

Le recomendamos buscar asesoría especializada que estamos seguros podrán encontrar soluciones viables y económicas para tener un centro de expendio de comidas que cumpla con todas las exigencias sanitarias y así evitar sanciones y o cierres